Negredo fulmina al Valencia Valverde anuncia su marcha y su equipo, desquiciado, queda fuera de la Champio

Valencia

Desatado Negredo, el Valencia resultó muy efímero: solo jugó media hora. La que impulsaron Ever Banega y Canales antes de caer desquiciados primero por el árbitro y después por el gatillo del delantero madrileño. No se sabe qué pretendía Valverde al anunciarles antes de encuentro a sus jugadores que no seguirá la próxima temporada, pero el efecto fue el contrario. Su equipo se disolvió con los contratiempos, frágil mentalmente, y se queda fuera de la Champions. Castigado por una pésima defensa y un nefasto arbitraje, el equipo ya no reaccionó, nunca creyó en la remontada, víctima de las malas noticias de su entrenador. Un héroe hasta anoche del Valencianismo, Valverde se convirtió en el mismo demonio por escoger el peor momento para anunciar su adiós. Lo justificó por la inestabilidad del club (“hubo tres proyectos y necesitaba uno”, declaró), pero se olvidó de citar la oferta del Athletic. En pleno duelo, la probable llegada de Djukic, tras su excelente campaña en el Valladolid, no levantó ni media sonrisa entre la hinchada de Mestalla, iracunda contra Valverde.

Al Sevilla le bastó con el viento a favor y la exhibición de Negredo, que firmó un póquer de goles hasta alcanzar los 25 en el campeonato. Y que permitirá a su equipo entrar en la UEFA si esta mantiene los castigos al Málaga y al Rayo.

Sevilla, 4 – Valencia, 3

Sevilla: Palop; Cicinho (Coke, m. 70), Cala, F. Navarro, Alberto; Medel, Kondogbia; Navas, Rakitic, Perotti (Stevanovic, m. 63); y Negredo. No utilizados: Beto, Botía, Maduro, Manu del Moral y Baba.

Valencia: Guaita; Pereira, R. Costa, Mathieu, Cissokho; Albelda (Feghouli, m. 46), Parejo; Jonas, Banega (V. Ruiz, m. 78), Canales (J. Viera, m. 63); y Soldado. No utilizados: Diego Alves, Rami, Piatti y Bernat.

Goles: 0-1. M. 11. Banega. 1-1. M. 39. Negredo. 2-1. M. 43. Negredo, de penalti. 2-2. M. 56. Soldado. 3-2. M. 58. Negredo. 4-2. M. 60. Negredo. 4-3. Soldado.

Árbitro: Clos Gómez. Roja directa a Jonas (m. 45). Amonestó a Soldado, Navarro, Ricardo Costa, Albelda, Pereira, Cala y Coke.

30.000 hinchas en el Sánchez Pizjuán.

20

El árbitro, Clos Gómez, desestabilizó al Valencia en una serie de decisiones en las que los de Valverde se sintieron perjudicados: un posible penalti de Kondogbia a Canales, otro de Cala a Soldado, el penalti sí señalado de Ricardo Costa a Perotti y la expulsión de Jonas por un manotazo a Alberto. Todas dudosas, todas en contra del Valencia. Albelda y Ever se marcharon al descanso maldiciendo contra el árbitro, que amenazó con expulsar también al argentino por las protestas.

La polémica nubló dos goles fabulosos: el primero de Ever Banega, tras sortear a Navas, Alberto y Medel, antes de tirar a la escuadra desde la frontal; y el empate de Negredo, una chilena desde el punto del penalti a la que Mathieu asistió como indeseado espectador.

Valverde se marchó a la caseta con la amargura pintada en el rostro. No podía creer cómo su equipo que había dominado y generado tantas ocasiones en la primera media hora se iba al descanso con desventaja en el marcador y numérica por expulsión de Jonas. En cinco minutos el Sevilla le había dado la vuelta a todo. El ambiente en el Sánchez Pizjuán, tan enrarecido y hostil contra Del Nido, se calmó de repente.

La afición sevillista despidió a Palop como merecía, en el campo y con numerosas mientras de cariño, sobre todo una enorme camiseta negra con una leyenda escrita en la lengua natal del portero Valenciano. “Palop. Gràcies, capità”. Atrás deja seis títulos, 295 partidos, miles de emociones y un arraigo para toda la vida.

Al Valencia se enfrentaba a un muro psicológico en la segunda parte, con uno menos y sabiendo que la Real iba ganando en Riazor: solo le servía remontar en el Sánchez Pizjuán. Valverde optó por retirar a Albelda para que Feghouli le diera más profundidad.

La segunda parte comenzó con un tiroteo entre Negredo y Soldado, los dos goleadores españoles más puros de los últimos años. El Valenciano se arrancó con un remate de zurda a un centro de João Pereira. La esperanza Valencianista duró un par de minutos. Lo que tardó el lateral Alberto en alcanzar la línea de fondo y centrar al segundo palo. Negredo estaba con la caña. Tenía el triplete, pero quería más. Sin red el Valencia, en un ataque tan bienintencionado como inocente, el Sevilla aprovechó para machacar. En una contra de Rakitic finiquitada por Negredo. Los centrales Valencianistas, Ricardo Costa y Mathieu, completaron una noche horrorosa.

Resuelto el duelo, a Cicinho se le dobló la rodilla derecha y fue retirado en camilla, con pinta de una lesión muy fea. El Valencia en Sevilla no tenía nada que hacer. Pero Soldado seguía en su batalla con Negredo. Marcó su 24 tanto en la Liga. El más triste de su carrera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s